Primero Jota
Conectate o registrate para activar tu usuario y puedas navegar con mejores venetajas

Primero Jota


 
PortalÍndiceFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarseCalendario

Comparte | 
 

 Narraciones extraordinarias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Alegrunge
Admin
avatar
Mensajes : 17

Puntuación : 47

Fecha de inscripción : 13/04/2011

Edad : 22


MensajeTema: Narraciones extraordinarias   Jue Mayo 19, 2011 6:51 pm

Narraciones extraordinarias [Edgar alan poe]

Cuentos a leer.
1.El barril amontillado
2.El gato negro
3.Eleonora
4.El entierro prematuro
5.Los crímenes de la calle margue
6.Los anteojos
7.El pozo y el péndulo
8.La mascara de la muerte Roja



Resumenes:


Gato negro

Es un hombre de gran corazón, que quiere mucho a los animales y por eso tiene una gran variedad en su casa, tiene pájaros, peces de colores, un hermoso perro, conejos, un monito y un gato.

Éste último era bastante grande, muy hermoso y negro completamente, también era su preferido.

Se llamaba Plutón.

El carácter del hombre, cada vez era peor respecto su mujer y respecto al gato, hasta llegar a hacerles daño.

Pero, como los quería, no llegó a maltratarlos como hacía con los otros animales.

Un día llegó a casa totalmente ebrio de ginebra, entró y al ver al gato…relato exactamente con sus palabras:

-…Al punto se apoderó de mí una furia demoniaca y ya no supe lo que hacía. Fue como si la raíz de mi alma se separara de golpe de mi cuerpo; una maldad más que diabólica, alimentada por la ginebra, estremeció cada fibra de mi ser. Sacando del bolsillo del chaleco un cortaplumas, lo abrí mientras sujetaba al pobre animal por el pescuezo y deliberadamente, le hice saltar un ojo…-

El pobre animal s fue corriendo y el terror le hacía esconderse cada vez que le veía y él cada vez tenia más remordimientos, y para librarse de ellos, lo ahorca en la rama de un árbol de su patio.



El barril amontillado:

Todo se desarrolla en el carnaval donde toda la gente se esta divirtiendo, Edgar estaba en este lugar, cuando de pronto escucho a un payaso a un payaso que lo llamaba y era el amigo Fortunato, Edgar estaba buscando a laguen que le pudiera resolver la duda, que el compro un barril amontillado, Fortunato se sorprendió porque en pleno carnaval no vendían eso, solo vendían el de jerez.
Pero su amigo no le resolvió la duda y decidió buscar a alguien que diferenciaba de un amontillado a un jerez y ese era Luchesi, se encontraron lo dos y se pusieron a beber del vino hasta tarde, también se encontraron con Fortunato y el también bebía y este hombre empezó a toser mucho tiempo y luchesi le dijo que se fuera porque se iba a enfermar pero Fortunato dijo que nadie se moría de gripa y siguieron bebiendo hasta altas horas de la noche, cada vez que bebían los ojos le brillaban como un destello de luz. Cuando al otro día Fortunato se encontraba muy enfermo y casi se muere por haber injerido licor con gripa y por que tomaba unas pastas.

Para sacarse los cada vez más números remordimientos buscaba excusas, para sentirse mejor.

Esa misma noche s le quemó toda la casa, y se derrumbaron todas las paredes menos una, que aparecía un bajorrelieve, era la silueta de un gigantesco gato. Intentó buscar una explicación lógica y fácil. Lo consiguió pero el remordimiento le llevó a buscar otro gato igual para ocupar el lugar, lo encontró encima de un tonel de ginebra, igual a simple vista. Le siguió hasta su casa y su mujer, le aceptó. Pasados unos días, vieron que el gato era tuerto y que la mancha blanca del pecho, no era una figura abstracta, cuanto más se la miraba más se parecía a un patíbulo. Desde el primer día el gato le quería mucho, le seguía a todas partes y eso en lugar de gustarle, le hacía coger más antipatía, se lo quería sacar de encima, pero el miedo le impedía hacerle daño. No podía dormir por la insoportable angustia. Cierto día se decidió a vencer su miedo, cogió un hacha y al intentar golpear al gato su mujer le paro el brazo, pero él, sufría una rabia endemoniada, tenía que desahogarse y hundió el hacha en la cabeza de su mujer. Sin saber como librarse del cadáver, barajó muchas posibilidades, pero la mejor fue emparedarla en el sótano. Lo hizo y no se notaba.

La policía fue a su casa, él totalmente impasible, le enseñó toda la casa, sin temor, porque sabía que había hecho una buena labor. Se fueron sin sospechar. Pero al cabo de tres días, volvieron, él como siempre inalterable, buscaron más intensivamente, sin dejarse ni un solo rincón y cuando y se iban, él, para aparentar más tranquilidad dijo unas palabras, y se oyó un aullido terrible, que hizo sospechar a los policías, bajaron y derribaron la pared y encontraron allí, a la mujer y al primer gato muertos y el segundo vivo que era el autor del aullido.



La máscara de la muerte roja

La Muerte Roja era la más brutal de las pestes, media hora después de la infección, se producía la muerte.

Para salvarse el Príncipe Próspero, decidió encerrarse con mil amigos, damas y caballeros, en una de sus abadías fortificadas con el fin de no contaminarse.

Esta fortaleza era muy especial, disponía de siete salas, ninguna de ella alineada con la otra, y todas decoradas de colores distintos. La primera era totalmente azul, la segunda de tonos púrpuras, la tercera verde, la cuarta naranja, la quinta en blanco, la sexta en violeta y la séptima era la más especial de todas porque estaba totalmente cubierta de terciopelo negro, pero los cristales eran de color escarlata. En ningún aposento había ni bujías, ni lámparas, pero la iluminación se debe unos trípodes que contenían braseros y eso producía que la luz traspasase los cristales y diera color a la luz que daba. Y eso le daba más ambiente terrorífico a la séptima habitación. También en ésta había un precioso reloj de ébano, que producía un sonido sordo, pesado y monótono, pero musical.

Cuando esto ocurría la orquesta dejaba de tocar, para poder oír el espectacular sonido y las parejas danzantes paraban de bailar.

El Príncipe organizó una fiesta de máscaras y todo transcurrió con total normalidad hasta, que al sonido de la medianoche, las doce campanadas del reloj, todos se callaron, pararon y meditaron, entonces al acabar, todos se fijaron en un hombre enmascarado y que iba envuelto de cabeza a los pies en una mortaja y empapado de sangre, la gente se apartaba, no gustaba, el príncipe se enteró y le dijo que se acercara, pero el miedo, le invadió y iba alejándose a través de las salas a medida que de acercaba a él.

El príncipe, se armó de coraje y sacó un puñal, y se oyó un grito fuerte y el príncipe cayó muerto.

Se sacó la mascara y en ella no contenía nada tangible, entonces reconocieron que era la presencia de la Muerte Roja y cada uno de los invitados fuero cayendo uno a uno y las salas quedaron empapadas de sangre.

La Muerte Roja lo dominó todo.


Si hay más porfavor comentar con links



Alegrunge
Hola Invitado Bienvenid@.
Internado Nacional Barros Arana Primerojota
INBA | 1ºJ Facebook | Pruebas,trabajos tareas | Noticias |
Grunge Zone
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://primerojota.activo.mx
 

Narraciones extraordinarias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Primero Jota  :: Menú del foro :: Pruebas,trabajos,tareas :: Lenguaje-
Chat
Crear un foro gratis | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | Foroactivo.com
Facebook